1984 por George Orwell




Editorial: DEBOLSILLO

Nº Páginas: 352 págs.

Género: distopía/ ciencia-ficción

1ª Edición: ?









Descripción aterradora de la vida bajo la vigilancia constante del "Gran Hermano". 1984 sitúa su acción en un Estado totalitario. Como explica O’Brien, el astuto y misterioso miembro de la dirección del partido dominante, el poder es el valor absoluto y único: para conquistarlo no hay nada en el mundo que no deba ser sacrificado y, una vez alcanzado, nada queda de importante en la vida a no ser la voluntad de conservarlo a cualquier precio. La vigilancia despiadada de este Superestado ha llegado a apoderarse de la vida y la conciencia de sus súbditos, interviniendo incluso y sobre todo en las esferas más íntimas de los sentimientos humanos. Todo está controlado por la sombría y omnipresente figura del Gran Hermano, el jefe que todo lo ve, todo lo escucha y todo lo dispone. Winston Smith, el protagonista, aparece inicialmente como símbolo de la rebelión contra este poder monstruoso, pero conforme el relato avanza está cada vez más cazado por este engranaje, omnipotente y cruel. Por su magnífico análisis del poder y de las relaciones y dependencias que crea en los individuos, 1984 es una de las novelas más inquietantes y atractivas de este siglo.


Esta es una sinopsis que resume muy bien toda la acción del libro. Y tengo que reconocer que todas aquellas opiniones que he leído respecto el hecho de que esta novela es la distopia por excelencia han dado en el clavo. Pero empecemos desde el principio.

¿Os habéis fijado que en todas las listas de “Novelas Que Te Tienes Que Leer Antes De Morir” aparece 1984? Pues así fue como 1984 fue calando en mi mente hasta que me vi empezando las primeras páginas de este libro. Pensé que ya que tantas personas la recomiendan, no puede ser malo echarle un ojo.

Y luego uno se encuentra con Winston Smith, un hombre medio sin ninguna característica destacable, sin una personalidad peculiar, ni un físico atractivo, ni siquiera una inteligencia fuera de lo común. Lo único que lo diferencia de los demás, a ojos del lector, es su suspicacia hacia todo lo relacionado con los estratos gobernantes de su país. Y el segundo personaje que se nos presenta es Gran Hermano, aquel que sin tener que decir ni una línea, ni siquiera aparecer físicamente, consigue ser el indiscutible protagonista de esta historia.

“Representaba sólo un enorme rostro de más de un metro de anchura: la cara de un hombre de unos cuarenta y cinco años con un gran bigote negro y facciones hermosas y endurecidas.”

Con ello os he de avisar que no encontraréis complejos sentimientos, ni profundas tramas personales, ni personajes con subterfugios. Pero en ello no está la riqueza de la novela de George Orwell.

“En cada descansillo, frente a la puerta del ascensor, el cartelón del enorme rostro miraba desde el muro. Era uno de esos dibujos realizados de tal manera que los ojos le siguen a uno adondequiera que esté.”

Lo que realmente engancha al lector es la explicación hasta la extenuación del mundo de Gran Hermano, de cómo el Partido (único, irrepetible y irrechazable) lo domina todo. Como el mundo más allá de esas verdades no existe. Y en ciertos momentos uno se llega de horrorizar solo de imaginar que un mundo así es posible, que la estupidez humana puede llegar hasta ese punto de no retorno, de que hay países enteros, cuya población esté tan dominada, como Winston por su propio mundo.

“Cualquier sonido que hiciera superior a un susurro, era captado por el aparato. Además, (…), podías ser visto a la vez que oído.”

Y ese horror/fascinación es lo que a mí, personalmente, me ha hecho seguir página tras página. Querer que tu protagonista se rebele, que los mande a todos a la ******, que cometa actos ilegales, que sea una persona con sentimientos y actos normales es algo muy difícil de conseguir. Generalmente, las novelas distópicas no lo logran hasta ese punto, pero Orwell sí que lo consigue.

Y no quiero adelantar nada más de la historia pero lo que más me ha gustado es cómo termina. No es un final al uso, no es feliz, no es triste, es lo que uno quiera que sea.

“EL GRAN HERMANO TE VIGILA.”



Por Nitha

No hay comentarios:

Publicar un comentario