Arderás en la tormenta por John Verdon

Título: Arderás en la tormenta
Autor: John Verdon
Editorial: Roca Editoria
Nº Pág.: 500 pág.
Género: Policial, Thriller
Primera edición: junio 2018


La tensión ha ido en aumento en White River. El inminente primer aniversario de la muerte de un motorista negro por el disparo de un policía local inquieta a una población económicamente deprimida y racialmente polarizada, enfrentada por discursos incendiarios, manifestaciones airadas y casos de incendios y saqueos.
La situación en White River se vuelve realmente tensa cuando se producen más muertes en lo que parece ser una escalada de venganzas. Sin embargo, cuando Gurney se pregunta por la verdadera naturaleza de todo este baño de sangre y se centra en aspectos peculiares de cada uno de los homicidios, el fiscal del distrito le ordena desvincularse de la investigación.
Obsesionado con los indicios que no corroboran la versión oficial de los hechos, Gurney decide actuar por su cuenta.


Soy muy fan de John Verdon pero nuestra relación no empezó como la de todo el mundo porque a veces puedo llegar a ser muy alérgica a los bestsellers. En mi caso este autor me fue redescubierto por Ninia. Decidimos hacer parte del Camino de Santiago y mientras una servidora sólo se llevó la Guía del Camino (para no cargar peso extra), Ninia decidió llevarse un libro y en esas horas de tedio, por la tarde después de caminar, me tumbaba en la litera junto con mi amiga y leía trozos sueltos, los que me daba tiempo, puesto que Ninia es una lectora muy veloz. A partir de ese momento he sido fiel a John Verdon, o mejor dicho, a Dave Gurney. Algunos de sus libros me han gustado más o menos pero todos tienen algo especial. Así que cuando fui a la librería y vi éste no dudé. Cierto es que la sinopsis no me invitaba a la compra ya que no es una trama que me cautive pero a veces hay que apostar por el autor y no por el argumento.

Así es cómo nos encontramos ante la sexta novela protagonizada por Dave Gurney, policía retirado casi por obligación y deseo de su mujer Madeleine. Pero nuestro protagonista tiene esa parte de su carácter que adora resolver acertijos, los busca incluso donde no lo hay y, sorprendentemente, los encuentra. Así es como se le presenta este caso, por medio de viejos conocidos, en este caso, Kline Sheridan, el fiscal del distrito.

Los que hemos leído los primeros libros de la saga de Gurney sabemos que Sheridan no es de fiar y así nos lo presenta Dave, reacio en un principio de tener tratos con él. Pero el caso de White River está en todas las noticias, en todo internet y, casi sin querer, Gurney no puede evitar sentir curiosidad ya que al fin y al cabo es un rompecabezas y a él eso le encanta. Por todo ello acepta el ofrecimiento de Kline de ser un investigador privado e independiente. Casi de forma instantánea le coge cierta manía a Dell Beckert, el jefe de policía, un hombre ambicioso donde los haya y que siempre es capaz de aprovechar las desgracias que lo rodean a su favor.

La verdad tengo que reconocer que no es ni será mi libro favorito sobre Dave Gurney. Obviamente está estructurado de forma excepcional y la trama es buena pero en este caso me falta ese elemento de genialidad que caracteriza a los anteriores libros. Me falta esa escena en la que nuestro detective, cual mago famoso, saca al conejo de la chistera y todos nos quedamos maravillados. No ha habido eso en esta trama puesto que en lugar de hacer magia Dave Gurney duda entre varias hipótesis de resolución del caso y cuando se decide por una comienza a cuestionarse la posibilidad de la segunda.

"-Lo creo y no lo creo. Estoy seguro y no lo estoy. Por una parte me digo: sí, seguro(...).Pero después de digo: no, no puede ser".

Aún y todo lo anterior reconozco que la intención de todo el argumento es buena. John Verdon, además de plantearnos un caso embrollado a la vez nos presenta una trama con una crítica dura a la manipulación informativa, la creación de noticias falsas y la exaltación y provocación de la violencia con el fin de conseguir más audiencia. Al leer Arderas en la tormenta y conocer la forma de proceder de la RAM-TV, cadena estrella de la televisión y especializada en el caso de White River, no he podido dejar de recordar algunas situaciones reales de noticias recientes y cómo las televisiones manipulan a los espectadores. Esto se ve perfectamente plasmado y visto desde fuera uno se pregunta cómo la gente se puede creer esas mentiras y, sin embargo, cuando uno reflexiona, se da cuenta que en la vida real pasa lo mismo y tú formas parte del rebaño de la televisión.

Otro tema que también se trata con cierta profundidad es el del racismo. John Verdon "reproduce" diversos debates televisivos entre líderes de asociaciones de personas de colar y los pro-blancos. No es difícil ver toda la manipulación que hay detrás, las noticias a los pies de la mala praxis política y el sesgo que hay en el trato. Es un problema muy grave, sobretodo en EEUU donde tiene una historia más de 300 años, y la solución no es fácil, no existe una panacea. Sobre esto hay una larga reflexión por medio de distintos personajes, tanto blancos como afroamericanos, extremistas, moderados y pacifistas, lo cual me ha encantado puesto que se plasman los diversos puntos de vista existentes.

"¿No es eso lo que hace la mayoría de la gente que elegimos para resolver nuestros problemas? No resuelven nada, en realidad; solo modifican unos cuantos detalles para librarse de la presión política y hacer que parezca que se está haciendo algo importante".

Y no puedo dejar de mencionar a otros personajes. Madeleine, una actriz secundaria con el peso de una protagonista, me parece una mujer excepcional. Me encantaría conocerla en el mundo real porque me parece alguien realmente interesante y diferente. Y Jack Hardwic, cada vez que aparece los ojos se me agrandan. ¿Cómo puede ser uno tan irreverente y caer tan bien? Este es un punto fuerte de John Verdon: crear personajes tan bien caracterizados que nunca los podrías confundir con otros. 

La verdad es que tengo sentimientos encontrados esta vez. Por un lado me gusta lo que he leído, por otro lado me ha decepcionado un poco el argumento porque en algunos puntos carece de originalidad. Incluso la subtrama que vemos incluida sobre la excavación que Dave Gurney ha iniciado en su propiedad y que lleva a un final aterrador me ha interesado más y hubiera querido que se hubiera insistido más en el tema. Así que para concluir diría que es un libro entretenido, que me ha enganchado bastante pero no será la novela de Verdon que recomendaré a mis amigos.




Esta lectura se engloba en el reto del Mes del Thriller:


Por Nitha

No hay comentarios:

Publicar un comentario