El nombre del viento por Patrick Rothfuss




Editorial: Plaza & Janes editores
Nº de páginas: 880
Género: Fantasía
Año 1º edición: 2011













En una posada en tierra de nadie, un hombre se dispone a relatar, por primera vez, la auténtica historia de su vida. Una historia que únicamente él conoce y que ha quedado diluida tras los rumores, las conjeturas y los cuentos de taberna que le han convertido en un personaje legendario a quien todos daban ya por muerto: Kvothe... músico, mendigo, ladrón, estudiante, mago, héroe y asesino. Ahora revelará la verdad sobre sí mismo. Y para ello debe empezar por el principio: su infancia en una troupe de artistas itinerantes, los años malviviendo como un ladronzuelo en las calles de una gran ciudad, y su llegada a una universidad donde esperaba encontrar todas las respuestas que había estado buscando.”


“Viajé, amé, perdí, confié y me traicionaron.”

Maravilloso. Hasta ahora, es la revelación del año para mí. Después de la lectura de los tres libros de El señor de los anillos quedé bastante saturada (y traumatizada) de este tipo de libros, o similares. Tengo que reconocer que he leído libros de temática fantástica, pero siempre lecturas ligeras, sin querer profundizar más. La comparación de esta obra con el libro de Tolkien me echaba para atrás pero algo me decía que tenía que leerlo y comprobarlo personalmente.

“Tuvo que engañar a un demonio para conseguirlo. Pero una vez conseguido, tuvo que pelear con un ángel para conservarlo.”

Este es la historia de Kvothe. Como él mismo dice, necesita tres días para contarla, y ahí está la razón de porqué es una trilogía, así que al acabar este fascinante libro sólo conocemos el principio de su historia. Comenzamos con un niño con una curiosidad infinita y caminamos a su lado por su dura vida.

“Hay que ser un poco mentiroso para contar bien una historia. Demasiada verdad tergiversa los hechos. Demasiada sinceridad te hace parecer falso.”

La primera vez que al autor nos presenta al Kvothe me quedé muy impresionada. Su manera de hablar, de moverse… puedo prometer que cada vez que leía un párrafo era capaz de verle con toda claridad, podía escuchar el tono de sus palabras y sentir la intensidad de su mirada. Incluso llegaba a aguantar la respiración cuando esperaba la contestación a una pregunta formulada. Y hacer esto en medio del trayecto en metro es raro.

“ – No es tan fácil – dije.
- Contigo nada es fácil – murmuró Wilem.
- Claro que es fácil – nos contradijo Simmon riendo.”

Una gran parte de la historia pasa cuando Kvothe estudia en la Universidad y es en ese lugar donde conoce a una amplia selección de personajes “especiales”. No hay dos personas iguales, y con cada frase que dicen o cada acción que hacen, es más fácil meterte en la historia con ellos y poder sentarte a su lado para vivirla. Hay que destacar que cuando nuestro protagonista llega a la Universidad no es más que un niño, y tiene dos cosas en mente: averiguar más cosas sobre los Chandrian y aprender el nombre de las cosas.

“Escondida, valiosa, muy buscada y raramente encontrada.”

El autor hace un gran trabajo con los capítulos: intercala capítulos largos con capítulos muy cortos, cosa que mantiene la tensión entre el presente y el pasado en un equilibrio perfecto. Personalmente, estoy enamorado de los capítulos del presente, y en especial, no puedo evitar releer una vez tras otra, el prólogo y el epílogo.

“La sabiduría excluye la audacia.”

Sé que estoy dando pinceladas sobre el libro muy pequeñas, pero creo que merece la pena que os trasmita el verdadero sentimiento sobre este libro y no lo que contiene. No me perdonaríais que os revelara nada sobre esta historia. Creedme.

“Todo hombre sabio teme tres cosas: la tormenta en el mar, la noche sin luna y la ira de un hombre amable.”

Los caminos se han vuelto peligrosos, conozco un lugar para pasar la noche: la posada Roca de Guía. Kote, el posadero, es un buen hombre. El único problema es que en la posada siempre reina un silencio triple…



Nynia








No hay comentarios:

Publicar un comentario