Asesinato en el Orient Express por Agatha Christie









Editorial: RBA

Nº Pág.: 240 pág.

Género: Novela Negra

Primera edición: 2014











En un lugar aislado de la antigua Yugoslavia, en plena madrugada, una fuerte tormenta de nieve obstaculiza la línea férrea por donde circula el Orient Express. Procedente de la exótica Estambul, en él viaja el detective Hercule Poirot, que repentinamente se topa con uno de los casos más desconcertantes de su carrera: en el compartimiento vecino ha sido asesinado Samuel E. Ratchett mientras dormía, pese a que ningún indicio trasluce un móvil concreto. Poirot aprovechará la situación para indagar entre los ocupantes del vagón, que a todas luces deberían ser los únicos posibles autores del crimen. Una víctima, doce sospechosos y una mente privilegiada en busca de la verdad.





He de reconocer una pequeña particularidad de esta humilde lectora: me gustan las rachas. He tenido rachas de novelas históricas hasta decir basta, rachas de libros románticos, rachas de libros sobre curiosidades, y así hasta un largo etcétera. Ahora mismo, estoy sumergida en el universo creado por la gran Agatha Christie. Y no hay mejor manera de empezar que con una de sus novelas más aclamadas: Asesinato en el Orient Express.


En esta novela conocí a Hércules Poirot, el mejor detective de todos los tiempos. A través de sus averiguaciones vamos ejercitando nuestras pequeñas células grises (como él las llama). El caso no podía ser más interesante: un tren perdido y parado en la nada, donde nadie ha podido entras ni salir, y en plena madrugada… ¡zas!: un asesinato.

“Media hora después de medianoche tropezamos con la tormenta de nieve. Nadie pudo abandonar el tren a partir de entonces”

Debo reconocer que me gusta adivinar el final. No soy una lectora pasiva, que va leyendo sin preguntarse ni imaginarse nada. A mí me gusta llegar al final y decir aquello de “¡lo sabía!”. Pero con este libro… esto es muy difícil. He de reconocer que con todos los libros de esta maravillosa autora es un difícil objetivo adivinar el final.

“Poirot se inclinó como un gato que va a echar la zarpa a un ratón.
—¿De quién es, entonces?”

Cada personaje y sus particulares caracteres van tejiendo una historia donde es imposible que nadie haya podido cometer el asesinato. Todo el mundo es inocente hasta que se demuestra lo contrario… y el problema es demostrarlo. Pero… ¿qué pasa cuando todo el mundo no dice exactamente la verdad? Y creedme, esta es la palabra: “exactamente”.

“Lo imposible no puede haber sucedido; por tanto, lo imposible tiene que ser posible, a pesar de las apariencias.”

Creo que es un error incitar a esta lectura explicándoos uno solo de los personajes. Debo de ser honesta y dejar que sea el señor Poirot quien os los describa. Creedme, lo disfrutaréis más. He oído que hay un camarote libre en primera clase en el Orient Express, ¿venís?





Por Nynia

No hay comentarios:

Publicar un comentario