Cuernos por Joe Hill


Editorial: Suma de Letras
Nº Pág.: 454 pág.
Género:Terror, Suspense
Primera edición: Octubre 2010















¿QUÉ PASARÍA SI UNA MAÑANA DESPUÉS DE UNA BORRACHERA HORRIBLE, TE DESPERTARAS CON UNOS INCIPIENTES CUERNOS EN LA CABEZA? La vida de Ig Perrish es un verdadero infierno desde que su novia Merrin fuera asesinada un año atrás, en un episodio que si bien le fue ajeno tendió sobre él un manto de sospechas que nunca pudo sacudirse. Una mañana, después de una fuerte borrachera, se encuentra con unos cuernos creciendo en su frente. Con el pasar de las horas descubrirá que tienen un extraño efecto en la gente: les hace contarle sus más oscuros deseos y secretos. Así, Ig se entera de que todo el pueblo, incluso sus padres, creen que él fue quien mató a Merrin. Tras el desconcierto de los primeros momentos, Ig aprenderá a sacar ventaja de ser el mismísimo diablo…...

Este libro y yo tenemos una historia curiosa. Lo compré en una tienda de libros low cost, y creo que me lo llevé por error porque ni siquiera era éste el que me quería llevar. Llegué a casa, me volví a leer la sinopsis y me dije "Estás loca. ¿En serio? ¿Unos cuernos?." Lo empecé leer a regañadientes y estuve a punto de dejarlo y abandonarlo porque me pareció muy ridículo todo el planteamiento. Los primeros capítulos me sonaron horribles, un poco vulgares. Pero soy de esas lectoras persistentes que no se fía ni de si misma y seguí leyendo y me di cuenta de cuánto me equivocaba.

Así que hoy os traigo la reseña de Cuernos, una de mis mejores sorpresas del año pasado y que he recomendado para el Reto Serendipia.

Nos encontramos con un inicio realmente impactante. El primer capítulo tiene apenas once líneas pero ya te deja perplejo. Conoceremos a Ignatius Perrish, Ig, que se despierta después de una borrachera con unos unas protuberancias huesudas en la frente que irán creciendo y serán los famosos cuernos que dan el título a esta novela. Pero nos son unos cuernos inocentes sino que provocan una extraña reacción a las personas con las que se encuentra Ig. De repente todo el mundo le quiere contar sus más oscuros, sucios y perversos secretos, no les importa decir lo mucho que odian a Ig y lo que les gustaría matarlo. Aquí una muestra de lo que opina padre Mould, el afectuoso representante de la Iglesia:

-Bueno, chico -dijo por fin-. ¿Quieres que te diga qué hacer? Creo que deberías ir a casa y ahorcarte. Eso sería probablemente lo mejor, en serio. Lo mejor para todo el mundo. En el almacén de detrás de la iglesia hay una cuerda. Si creyera que me vas a hacer caso te la traería yo mismo.
-Pero ¿por qué...? -empezó a decir Ig (...)-. ¿Por qué quiere que me mate?
-Porque asesinaste a Merrin Williams y el abogado caro de tu padre te salvó el cuello. La pequeña Merrin Williams. Yo la quería mucho. No era muy lista, pero tenía un buen culo. Deberías haber ido a la cárcel. 

¿Y por qué tanto odio? La respuesta está en que hace unos meses la novia de Ig, Merrin Williams, una chica preciosa, buena y querida por todo el pueblo, ha sido asesinada. Y todo el mundo culpa a nuestro protagonista, incluso la policía, que muy a su pesar ha tenido que soltarlo por ausencia de pruebas.

El narrador en esta novela es del tipo omnisciente así que desde el primer momento sabremos que Ig es inocente y sufre mucho cuando todos en el pueblo le hacen culpable y hasta su familia le quiere desterrar y no creen en su inocencia. En realidad todo el libro es esto, un viaje continuo de Ig, yendo y viniendo por el pueblo en su coche y hablando con diferentes personas. La única fuerza motriz que mueve a nuestro protagonista, después de darse cuenta de los poderes que le otorgan los cuernos, es descubrir al asesino de Merrin. Y pese a que puede parecer aburrido creedme si os digo que toda la trama se desarrolla de forma desenfrenada.

Porque sí. Ig y Merrin estaban enamorados, desde que eran unos críos, desde que tenían poco más de diez años. Su historia también la iremos descubriendo en capítulos alternos en los que el mismo narrador nos contará cosas sobre la infancia de Ig, sus amigos y sobretodo Merrin, una niña que se mudó al pueblo después de la muerte de su hermana a causa de un cáncer y que buscaba un nuevo principio.

"Vio a Merrin Williams y simuló que no se daba cuenta. Tarea difícil, ya que el corazón le saltaba dentro del pecho, golpeándole las costillas como un borracho furioso que aporreara los barrotes de su celda".

Me ha gustado mucho también la profundidad de los personajes secundarios. Por ejemplo Glenna, una chica que no se gusta a si misma e intenta obtener la atención de los chicos mostrándose  sexualmente disponible. Degradada por muchos, es una de las pocas que tiene cierta confianza en Ig y para eso hay que tener un gran corazón. También Lee Tourneau. Un chico pobre que por azares de la vida se convierte en el mejor amigo de Ig que es hijo de una familia acomodada. Realmente el autor consigue que no te fijes mucho en él pero al final del libro resulta ser una de las claves de todo. Y por último mencionaré a Terry, el hermano de Ig y el hijo soñado. Porque no lo he mencionado, pero Ig tiene asma y nunca ha podido tocar la trompeta, uno de sus sueños y el de su padre, pero su hermano Terry sí, y es un artista reconocido por ello. Terrence es un reflejo de una persona media, que esconde sus secretos no porque teme que la gente los conocerá sino porque le dan vergüenza.

Diría que es una novela profunda, una historia con muchos matices que los amantes de cualquier género apreciarían. Tiene tintes de terror, suspense, un poco de ciencia ficción y mucho romance. Ya lo dicen que el mundo lo mueve el amor y el dinero. Y en este caso es enteramente así. Hay bonitos detalles, casi mágicos como la cabaña en un bosque que solo se pudo encontrar una vez, las notas de amor en código morse, la cruz que es símbolo de religión y del mal a la vez... Me encantó esa dicotomía del Dios y Diablo, lo bueno y lo malo, los cuernos y las alas de los ángeles y las serpientes, muchas serpientes...

"Satán es uno de nosotros; mucho más que Adán y Eva".

Además, en nuestras reseñas Nynia y yo no solemos mencionar al autor de los libros porque, en mi caso, creo firmemente que un buen autor no te asegura un buen libro ni viceversa y así es más sencillo descubrir novedades. Pese a ello confieso que soy fiel a algunos nombre. En caso de Joe Hill, cuando acabé Cuernos, me llevé una grata sorpresa y lo busqué en Google. Resulta que es hijo de Stephen King. ¿Quién lo diría? Pues sí... Y se notó. Se notó en la novela que no era de un primerizo  y que pese a que el tema de los cuernos al principio me pareció banal ha sido muy bien utilizado para mostrar lo patético y mezquino de nuestra sociedad. La subcultura. Pienso leer más a Joe Hill porque si Cuernos no es su mejor novela (eso decían las críticas) ¿cómo será una buena?

"Hubo un momento en que pensé que este libro era el demonio mismo". Joe Hill


P.D.: he vuelto a googlear a Joe Hill y Cuernos y resulta que se ha rodado una película con Daniel Radcliffe en el papel protagonista. Me la he tragado antes de poneros esta reseña para tener una opinión al respecto. Y puedo deciros que si os da pereza coger el libro podéis invertir un par de horas en la película, que es una muy fiel adaptación. Espero que os pique la curiosidad.


Por Nitha

2 comentarios:

  1. Pues esta vez me parece que me voy a decantar por la peli, que no la he visto.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo entiendo. La verdad es que últimamente leo cosas muy raras y éste es un ejemplo. El libro es mucho mejor que la peli así que no dejes de desconfiar en nuestra opinión por él. ;-) Saludos

      Eliminar