El día que el ocáno te mire a los ojos por Paola Calasanz (Dulcinea)




Editorial: Roca Editorial
Nº Pág.: 288 pág.
Género: Romántica, Ficción
Primera edición: Noviembre 2017











Aurora es una artista libre e impulsiva que vive rodeada de velas en un precioso estudio frente a la playa de un pequeño pueblo al sur de California. Adora las piedras naturales, los gatos y andar descalza contemplando el cielo nocturno. Pero todo da un vuelco el día que descubre que le quedan pocos meses de vida y, por si fuera poco, que su chico le ha sido infiel.
Es entonces cuando decide dar un giro radical a su manera de entender el mundo, que coincide con la llegada al pueblo de Narel, el nuevo guardafauna marino que pondrá patas arriba su existencia. Junto a él emprenderá un viaje en el que no solo conocerá la belleza de las ballenas del Pacífico, sino también la magia del amor y la importancia de vivir cada momento como si fuera el último.
Una historia sobre la esperanza, la pasión y las fuerzas implacables de la naturaleza.



 
Hace poco reseñé El día que sueñes con flores salvajes (reseña), que es el primer libro de esta autora/instagrammer/youtuber y un montón de cosas más. Y confieso que soy muy reacia a leer libros de autores que tienen tantas “profesiones” porque soy de esas lectoras con prejuicios que considera que hay muy buenos escritores a secas en este mundo. Lo sé, es horrible que piense así pero qué le voy a hacer. Pero en este caso vi este libro en la librería y es que me llamaba. Lo cogí, lo voltee, lo manoseé, y me marché sin él. Pero me lo seguía encontrando por todas partes y al final me lo leí en digital. Me duró cuatro horas. Literalmente lo devoré. Y cuando acabé me lo fui a comprar porque LO TENÍA QUE TENER. Es pre-cio-so. De hecho, creo que lo voy a calificar como mi mejor primera lectura del año. 

Sé que soy muy pesada contando estas cosas pero creo que es importante la relación que establezco con los libros porque define mucho mis reseñas. Así que allá vamos. En este caso nos encontramos a Aurora, nuestra protagonista que es una artista, que se pirra por las velas y los olores, andar descalza y vivir la vida en el modo más creativo posible. Hija de una madre que murió de una enfermedad cerebral, vive temiendo padecer el mismo mal ya que la enfermedad (nunca se dice el nombre de la misma) es hereditaria. Y el libro empieza con Aurora visitando a su mejor amigo, su médico, que le diagnostica esa misma dolencia.

"Dicen que al morir ves pasar toda tu vida ante tus ojos, a cámara lenta o a toda hostia. Yo no sé si eso será cierto o no, pero sin duda es lo que he sentido esta mañana en la consulta del doctor John".

Está claro que esto ya da para un libro pero es que además, cuando vuelve a casa, descubre sin querer que su novio, su pareja de toda la vida la está engañando con una compañera de trabajo. Está en casa sola, hecha una mierda, llorando a mares y esperando que llegue Mark para decirle de todo y más. Siento confesar que acabé soltando alguna que otra lagrimita con nuestra protagonista y deseándole lo peor al infiel.

"Me subo al sofá y con todas las emociones reprimidas del día, llorando como un bebé, canto gritando con la música a todo volumen. (...) Me siento salvaje, me imagino de noche, desnuda, corriendo con lobos, olvidando el dolor".

Pero nuestra protagonista es mejor persona que yo ya que sigue leyendo los emails de Mark y se da cuenta que su aventura es fruto de su difícil situación. Ambos viven a varias horas en coche por motivos laborales y sólo pueden verse los fines de semana, cuando él la viene a visitar a la casita que tiene en un pueblecito costero en California. Aurora se siente en parte responsable y decide no agravar la difícil situación de Mark hasta donde pueda.

 Y para completar nuestra trama, también aparece Narel, guardafauna recién llegado al pueblecito con su hija pequeña, Sam. Por ciertas circunstancias Aurora y este padre soltero se harán amigos y ambos sentirán más cosas el uno por el otro sin querer reconocerlo.

Lo cierto es que es una historia muy bonita, una historia que muestra cómo uno puede o no puede enfrentarse a momentos duros. Nosotros somos libres de decidir si vemos las cosas a través del color negro, blanco o rosa. Me ha gustado mucho leer a la protagonista, es un personaje entrañable con infinidad de virtudes. No sé si en la realidad existen mujeres así pero quiero creer que sí. Y también hombres como Narel.

"Este consumismo incluso ha llegado a romper nuestras relaciones. Cuando llevamos más de tres años con la misma persona, nos aburre y nos hace pensar que quizá no estamos enamorados. Ya no es algo nuevo y buscamos emociones fuera de la pareja. Cuando en realidad sí que estás enamorado y lo único que te pasa es que esta sociedad te ha enseñado que lo nuevo es bueno y lo viejo no vale".

Otra cosa que es de alabar es que la autora, al igual que lo hizo en su anterior libro El día que sueñes con flores salvajes, aborda un tema polémico de corte ecologista para intentar que a la vez que hace disfrutar al lector también le conciencie sobre ciertos temas. En este caso se trató de cómo tratamos los mares, cómo tratamos a los animales que mueren por cosas tan simples como una lata o unos plásticos que usamos a diario. Es posible que a algún lector pueda parecer pesados algunos diálogos pero en mi caso me ha gustado. 

He conseguido involucrarme con esta parte de la novela. Y aunque sigo creyendo que hoy en día es imposible vivir sin plástico sí que uno puede ser más generoso con la manera de tratar sus residuos y reducir la basura que generamos día a día. Es tan simple como tener menos cosas. Y esta es otra parte del tema que trata la autora, cómo nos agobia vivir en un mundo en el que quieres ese mp3 para escuchar música pero no te acuerdas dónde lo guardaste y al final después de buscarlo media hora ya se te han pasado las ganas de oír nada. Tengo que reconocer que a raíz de ello he tirado por fin muchas cosas que no necesito y que no toco hace lustros y sólo guardaba por si a caso. Y las que me quedan aún…

"Mientras le escucho, recapacito sobre mi vida. Es cierto que me paso la mitad del día recogiendo las cosas que uso. Aun viviendo sola, lo tengo todo lleno de trastos, recuerdos, regalos y ropa… Y me roban mucho tiempo".

Por eso creo que esta novela es más que la historia de Aurora y Narel y Mark. Tiene más cosas que te la hacen apreciar. Probablemente hay cosas que no gustarán a todos, pero yo sólo sé que me la fui a comprar y convencí a mi madre que también se la leyera, lo hizo esa misma semana y le encantó igual o más que a mí. A ver si convenzo a alguien más. Por si acaso mi reseña no os ha convencido aquí dejo el BookTrailer de esta novela:




Esta novela esta incluída en el Reto de Febrero El mes del amor. Enlace


Por Nitha

2 comentarios:

  1. Pues no era un libro que me llamase y ahora has despertado mi curiosidad.
    Besotes!!

    ResponderEliminar