Todos deberíamos ser feministas por Chimamanda Ngozi Adiche




Editorial: Penguin Random House
Nº Pág.: 64 pág.
Género: Ensayo
Primera edición: 29 de julio de 2014









 
Ser feminista no es solo cosa de mujeres. Chimamanda Ngozi Adichie lo demuestra en este elocuente y perspicaz texto, en el que nos brinda una definición singular de lo que significa ser feminista en el siglo XXI. Con un estilo claro y directo, y sin dejar de lado el humor, esta carismática autora explora el papel de la mujer actual y apunta ideas para hacer de este mundo un lugar más justo.


"Hoy me gustaría pedir que empecemos a soñar con un plan para un mundo distinto. Un mundo más justo. Un mundo de hombres y mujeres más felices y más honestos consigo mismos. Y esta es la forma de empezar: tenemos que criar a nuestras hijas de otra forma. Y también a nuestros hijos".
Hoy es 8 de marzo, el Día de la Mujer. Para algunos es un día importante, para otros no lo es en absoluto. Pero el caso es que hace ya unos años, y al ritmo de los cambios sociales que se están produciendo en nuestro entorno, surgen movimientos nuevos y resurgen los viejos. El feminismo es y ha sido uno de ellos y parece que últimamente está más en boca de todos. Dejando de lado toda la polémica si es o no bueno, si es o no adecuado, qué significa y qué deja de significar, hoy os traigo una propuesta curiosa.

Este "librito" que lleva por título Todos deberíamos ser feministas me cayó en las manos casi por casualidad. Simplemente empecé escuchando el nombre de su autora aquí y allá, siempre hablando muy bien de sus novelas y decidí empezar por este ensayo, de poco más de cincuenta páginas. En realidad se trata de un discurso transcrito que Chimamanda Ngozi Adiche dio en sede de TEDxEuston, un simposio anual centrado en África, en 2012, donde se produce un encuentro y discusión con personalidades notables para "inspirar y estimular" a los africanos y a los amigos de África.

La primera cuestión que se trata en este "librito" es la propia definición del feminismo. Ha sido, casi siempre, un término que atraía connotaciones negativas. Y digo "ha sido" porque en el último año o dos está cambiando la situación aunque aún queda mucho por hacer. Y me gusta mucho la definición que aporta la autora de sí misma:

“(...) feminista feliz africana que no odia a los hombres y a quien le gusta llevar pintalabios y tacones altos para sí misma y no para los hombres".

Esta frase refleja el espíritu general de todo el discurso transcrito. Es ameno, fácil y rápido de leer. Menos de media hora es más que suficiente para que podáis terminarlo pero os aseguro que da mucho que pensar. La autora se expresa de forma clara, no aporta conclusiones sino sugiere opiniones y engancha con su prosa des de la primera frase. Todos deberíamos ser feministas es una invitación velada a sus otras novelas a la que no dejaré de hacer caso.

Y aunque está claro que todos sabemos qué es la igualdad, qué supone ser mujer (sobretodo lo sabemos las mujeres), qué clase de situaciones se pueden dar en la sociedad, etc. leerlo, verlo blanco sobre negro produce una sensación muy diferente.

"Si hacemos algo una y otra vez, acaba siendo normal. Si vemos la misma cosa una y otra vez, acaba siendo normal. Si sólo los chicos llegan a monitores de clase, al final llegará el momento en que pensemos, aunque sea de forma inconsciente, que el monitor de clase tiene que ser un chico. Si solo vemos hombres presidiendo empresas, empezará a parecernos "natural" que solo haya hombres presidentes de empresas".

Si bien la autora es nigeriana y en cuestión de igualdad España es un país mucho más avanzado, este libelo no deja de ser interesante porque pone el acento en diferentes micromachismos que podríamos sufrir a diario y aporta datos objetivos sobre la situación de las mujeres. Además, aunque podamos pensar que el machismo está superado, hay realidades que persisten. El machismo es el pasado histórico de España, pero también es la infancia de muchos, la violencia doméstica de ahora y seguirá presente en el futuro.

Por todo esto, aunque parezca extraño que esta conferencia fuera celebrada en 2012, aún hoy, al oír o leer las palabras de Chimamanda Ngozi Adiche parece que nos habla a las personas del 2018.


Os invito a darle una lectura rápida y para aquellos que no tienen esa oportunidad os dejo el enlace al vídeo del discurso. Creo que es responsabilidad de todos difundir estas pequeñas obras de arte, que me parece esta disertación.




Por Nitha

4 comentarios:

  1. Yo leí de esta autora Americanah y digo lei pero no es cierto,aguanté unas 150 páginas y lo abandoné quizás en algún momento lo intente de nuevo.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo aún no he leído ninguna de sus novelas, y aunque Americanah es su libro más famoso me he comprado La flor púrpura para empezar. Ya os contaré qué tal. Besos

      Eliminar
  2. No he leído todavía nada de ella, aunque tengo "Americanah" esperando en la estantería. Este título y el otro librito verde me apetecen mucho, creo que esta mujer dice verdades como puños y que todos deberíamos aplicarnos. Hemos avanzado pero aún queda mucho por hacer ;)

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto! Creo que tenemos que seguir haciendo ruido y la literatura es una de esas armas que podemos utilizar. Gracias por tu comentario!

      Eliminar